Un vistazo a Farcry Primal

Pudimos jugar el último lanzamiento dentro de la serie Farcry en su versión Primal, el cual viene siendo el número 10 u 11 en la serie, debido a las historias alternas y sus respectivos juegos. Es por eso que quizás no ostenta el numero 5 en la serie.

Y ya que hablamos de que son varios los juegos en esta serie, es difícil pasar del título número 10 sin que se haga un juego que no ofrezca nada nuevo, y Ubisoft lo sabe bien puesto que tomemos el ejemplo de la saga Assasin’s Creed del cual existen varios juegos, pero solo 2 ó 3 ofrecen realmente algo nuevo.

El primer reto de Farcry Primal fue ofrecer algo nuevo, así que ubicaron el juego en la era prehistórica y nuestro personaje ahora es un cavernícola, pero uno muy fuerte e inteligente.

Ahora que estamos en la era de piedra, es lógico que el motivo principal de la aventura sea la supervivencia entre todo tipo de bestias prehistóricas como mamuts, tigres dientes de sable, leones salvajes etc. Sin contar que también tendrás que enfrentarte con otros cavernícolas que no son muy amistosos que digamos.

alt

Entrando un poco en materia, la historia es realmente muy simple, tu personaje principal; Takkar, es uno de los últimos mejores cazadores de la tribu Wenja, un grupo de personas que están al borde de la extinción y uno de tus deberes será encontrar a los pocos Wenjas que queden en el área para que como grupo puedan sobrevivir, no solo al peligro constante de ser atacado por bestias salvajes, sino por grupos de tribus rivales que también tienen problemas de supervivencia y que incluso han tenido que recurrir al canibalismo y hasta morir por las inclemencias del frio glaciar.

La habilidad principal de Takkar es la de poder domar bestias para poder invocarlas para que luchen a su lado, así como tener la ayuda de otros Wenjas que le enseñarán cosas como forjar mejores armas, abrigo y hasta domar bestias de gran tamaño como un Mamut. Todo esto tendrá que ser suficiente para que comience la aventura de la supervivencia, el reencuentro, desarrollo cultural y luchas entre grupos enemigos.

Ojalá pudiera domar a mi suegra como Takkar a los Mamuts

alt

Suena entretenido, y lo es por momentos, pero llega un momento en el que los objetivos y misiones son muy similares entre si, que perdí la cuenta de cuantas veces tuve que rescatar wenjas cautivos y mandarlos a la cueva principal, una y otra vez.

También tendrás que recolectar a cada rato todo tipo de plantas, troncos, rocas, arcilla y pieles entre otros para propiciar el desarrollo de la cueva y de tus propias armas, lo cual me restó un poco del ritmo de juego, ya que por ejemplo en una misión en la que tuve que tomar por la fuerza un campamento enemigo, a la mitad de la batalla se me terminaron los troncos para fabricar flechas y tuve que interrumpir la pelea para ir en busca de más ramas para flechas.

Podría decirse que pude haber ideado una mejor estrategia sin utilizar varios de mis recursos, pero es un juego de aventura, no uno de rol.

Otro punto que no fue de mi agrado es que los enemigos son muy similares entre sí, que se siente que matas al mismo enemigo cientos de veces. Solo algunos de los rivales principales se ven distintos, pero el resto son exactamente iguales, eso sí, el diseño tribal que lucen, así como la cara con rasgos de hombres de las cavernas es muy bueno, pero al verlo, una y otra y otra vez le resta puntos.

alt

Sin embargo con todo y estos detalles que ya mencioné, tampoco me parece un mal juego, ya que aunque es un tanto simple y repetitivo, también tiene una sensación de invitarte a recorrer toda el área que es bastante grande y gráficamente muy detallada con zonas muy marcadas por valles, bosques y áreas nevadas en las que se nota la nieve caer, o las diminutas hojas de plantas que surcan los paisajes, y hasta los insectos revoloteando a tu alrededor, creando un mundo primitivo bastante creíble.

Además el diseño de personajes, a excepción de los enemigos, es bastante detallado con todo y su apariencia vistiendo pieles de animales, con tatuajes tribales en todo el cuerpo, pulseras de cuero en los brazos y collares de colmillos de bestias salvajes.

La búsqueda del resto de los Wenjas es bastante motivante,

Porque al llevarlos al grupo principal, a cambio te enseñarán otras habilidades como escalar, por lo que ahora ya podrás llegar a otras zonas que antes no podías, y esto toca una fibra en mi ser obsesivo, que de repente quiere encontrar todos los artefactos, pinturas y objetos hasta lograr el 100% del juego. Y solo pocos realmente siento que te motivan a hacerlo, y Farcry Primal lo logra, aunque de repente sea algo repetitivo.

alt

Para esto no hay más que dedicarle solo una o dos horas diarias para hacerlo más llevadero y poder disfrutarlo un poco más, sin ser tan obsesivo que te hace notar los detalles en contra que puede tener.

Concluyendo; Facry Primal es lo suficientemente entretenido para hacerme jugarlo de vez en cuando, evitando que me obsesione con sus puntos en contra y dejándome llevar por una historia de supervivencia en la era prehistórica, en la que tuve que aprender a forjar armas y domar bestias, además de que sin ser el juego del que todo mundo habla, es un título bastante decente y por arriba del promedio, en el que se ve que Ubisoft realmente se esforzó en ofrecer una nueva experiencia al jugador, y no estancándose en el éxito de glorias pasadas como algunas de sus otras series que incluyen Assasin’s Creed o Splinter Cell.

Ubisoft trató de reinventarse así mismo con Farcry Primal, que es lo que otros estudios desarrolladores deberían hacer más seguido con sus juegos estrella.


242 More posts in Portada category
Recommended for you
FB alta hr
Fitbit Alta HR, un smartband robusto y simple de usar.

Para aquellos que les gusta entrenar hasta cuando leen, Fitbit, la reconocida marca de gadgets...