Reseña: Audífonos AKG K7XX Massdrop Limited Edition

Nota: Este artículo se publicó originalmente en FayerWayer el 25 de enero del 2016.

AKG es una de las marcas más emblemáticas en el mundo de los audífonos. Antes de la llegada de los Beats, los Skullcandy o los House of Marley, ellos ya estaban presentes en estudios de grabación y en consumidores que buscaban algo más que los audífonos Sony de sus Walkman.

Un poco de historia

AKG fue fundada en 1947 en Viena, Austria, y en el 2012 lanzó una edición especial para conmemorar su 65 aniversario con el modelo de audífonos K702, el cual recibió excelentes críticas. Hoy ese modelo se puede comprar en línea por hasta casi USD $1,000.

Sobre ese mítico modelo, la comunidad de venta de productos bajo pedido con descuento, Massdrop, trabajó con AKG para crear los AKG K7XX Limited Edition, que no solamente incluyen mejoras en el diseño y el audio sobre los K702, sino que los venden a un precio imperdible: USD $199.

Cada modelo de los AKG K7XX lleva un número que lo hace único, y las unidades están limitadas. Aunque las ventas se abren con cierta regularidad, no es un audífono que se fabrique en grandes cantidades. El primer lote que se puso a la venta contó solamente con 5,000 unidades.

AKG K7XX

AKG K7XX número 4776, que son parte de la primer edición disponible por Massdrop.

Los AKG K7XX están basados en los K702 65th Anniversary Edition, sin embargo las bocinas han sido modificadas para ofrecer una mayor extensión en las frecuencias. Los agudos son más intensos, se subieron los medios para lograr un mejor balance, y las frecuencias bajas están 3 db arriba que la versión en la que se basan. Con esto, ofrecen un sonido envolvente y con más fuerza. Y a un costo menor.

Grandes y exclusivos

Hace tiempo que tengo un par de estos audífonos exclusivos y he comprobado que la relación precio-calidad no tiene comparación, al grado que se están convirtiendo en audífonos de culto para muchos coleccionistas.

El diseño de los K7XX es muy llamativo gracias a su gran tamaño. De hecho, no son los audífonos que usarías para llevarte a la escuela, durante el autobús, ni para caminar en la calle. Son tan grandes, que en la oficina me han hecho comentarios un tanto burlones. Además, incluyen un cable removible de 3 metros que no práctico para el tema de movilidad. Y al tratarse de auriculares de diseño abierto, no aíslan el ruido exterior.

Están fabricados en materiales de alta calidad, aluminio pintado en negro mate y la banda de la cabeza es piel genuina. Las almohadillas suaves y de velur abarcan por completo las orejas. Todo esto, suma un peso de 235 gramos que apenas logra sentirse.

Ya puestos, más allá que no pasan desapercibidos por el resto de la gente, son extremadamente cómodos. Es posible usarlos por horas, sin sentir incomodidad, presión o tener las orejas acaloradas.

Sonido brillante y detallado

Lo mejor de los AKG K7XX es que su sonido no decepciona. Son brillantes en todo sentido. Presentan una claridad sobresaliente, logrando detallar sonidos que difícilmente se escuchan en otros audífonos. Su respuesta de frecuencias es de 10 Hz a los 39,800 Hz, que es mucho más de lo que el oído humano promedio puede percibir.

AKG K7XX

Los AKG K7XX tienen una impedancia de 62 Ohms, por lo que aunque es posible usarlos con smartphones, tablets y reproductores portátiles; no se les sacará el mayor provecho a menos que se usen con fuentes más grandes como amplificadores, tarjetas de sonido dedicadas o DACs que logren sacarle todo el jugo a este par.

Con eso en mente, es una gozada escuchar casi cualquier tipo de música. Aunque se lucen con estilos como el Jazz, rock y música clásica e instrumental.

Las frecuencias agudas están muy detalladas y brillantes, pero no llegan a abusar ni a “sisear” en exceso. Gracias a eso, es que notaremos prácticamente todos los detalles de las canciones. Los medios están presentes y lucen con canciones como “Hello” de Adele, y no se opacan contra el resto de las frecuencias. Se hacen presentes cuando se les necesita. Y los bajos son claros y con presencia, redondean a la perfección las notas. En este sentido, con la llegada de los Beats y similares, es probable que para algunos no sea suficiente. La realidad, es que los nuevos audífonos de moda, abusan de los bajos, destruyendo la percepción de escuchar música con el balance adecuado de frecuencias.

Aún así, géneros como el hip-hop, electrónica o algunas canciones pop lucen mejor en otros auriculares, aunque no demeritan en estos AKG.

Es importante mencionar que su diseño abierto ofrece un sonido natural. Pero por eso mismo, no aíslan el ruido externo, incluso dejan salir la música a cierto volumen. Importante mencionarlo en ambientes de oficina, donde no es deseable escuchar a alto volumen para no molestar a los vecinos de a lado.

La realidad es que estos AKG K7XX entran en la categoría de audiófilos pero a un precio muy atractivo. Lo malo es que no siempre Massdrop los pone a la venta, y en lugares como Amazon o eBay, es posible encontrarlos a un mayor precio.

Por USD $199 son el mejor par que se puede comprar en ese rango de precio. Resultan ideales para tenerlos en la casa o en la oficina de fijo. Funcionan a la perfección para ver películas, y escuchar música por horas.

En mi vida como fanático de los audífonos, he adquirido muchos modelos que luego vendo para comprar otros. Estos AKG llegaron a mi poder para quedarse. Aparte de ser una edición limitada de colección, el sonido es sobresaliente. No importa a dónde vaya, o qué use; siempre regreso a mis AKG K7XX.


24 More posts in Audio category
Recommended for you
FocusAtWill, una mayor productividad con música

Música especial para estimular tu cerebro y que tu concentración se maximice. FocusAtWill es interesante...