Fotógrafos de verdad

Foto de The Retro Way (cc)

Cuando uno va a comprar una cámara fotográfica se encuentra con mil opciones y, generalmente, nos llevamos de la tienda aquella que el vendedor se encargó de promocionarnos con sus bondades. Nunca supe que me gustaba la fotografía, sino hasta ya muy grande; en mi casa el arte de tomar fotos era una cosa de nada. Teníamos una cámara de rollo de 35mm y luego de 110. Pequeñas (para la época) y con una calidad en la óptica muy mala. Siempre admiré y disfruté las fotos buenas, esas de museos y documental. Pero, según yo, esa era para los pros porque el resto de nosotros estábamos destinados a cámaras fotográficas chafitas para tomar la foto del cumpleaños. No, definitivamente eso no era lo mío. Ignorante, yo.

Cuando terminé mis estudios y me empecé a meter en esto de la tecnología, comencé a entender el mundillo de la fotografía y sus múltiples cámaras fotográficas. Fue entonces que me animé a comprar mi primer cámara buena, una Olympus cuyo modelo no recuerdo. Era grande, de casi 4MP y un cuerpo tipo réflex (SLR). Y entonces fue que me di cuenta que la fotografía sí me gustaba y que podía sacar fotos -con algo de práctica y conocimiento- parecidas a las de esos museos y documentales. Después de esa Olympus he tenido Samsung y Nikon, todas réflex digitales (DSLR), y no tolero la cámaras compactas atascadas de megapixeles y sensores diminutos.

Hace poco tenía una Panasonic Lumix GF2, una cámara de lentes intercambiales (como DLSR) pero sin espejo; lo que la hace mucho más compacta que una réflex, aunque no tanto como una compacta. Y con la bondad de poder comprar lentes, de acuerdo a las necesidades. Es una gran cámara que tuve por un periodo de tiempo relativamente corto. La cambie por una Canon DSLR. ¿Por qué? Control. Controles a la mano para ajustar apertura, velocidad, balance de blancos, ISO, etcétera.

Llega un momento en que, dependiendo el grado de control que queramos para tomar fotos, buscamos equipos que se ajusten a eso y hoy las DSLR son los mejores equipos, al menos para mi. Y me remito a la primer línea con la que empieza el post; hoy yo llego a las tiendas y ya sé que quiero comprar. Y lo hago. Y cuando el vendedor empieza a cantarme su argumento de venta, yo lo dejo y cuando termina le agradezco y le digo exactamente lo que vine a buscar.

El arte de tomar fotos está al alcance de casi todos, pero antes de hacer una compra es muy importante saber qué quieren, para que cuando compren no salgan con lo que el vendedor les dijo, sino con lo que ustedes necesitan. Y eso si, el oficio de la fotografía tiene una parte que no ha cambiado en nada a pesar de los avances tecnológicos, de lentes con grandes aperturas y sensores llenos de megapixeles: del visor (o pantalla) al ojo, sigue siendo lo mismo y ahí radica el verdadero secreto de los fotógrafos de verdad 😉

Pueden ver algunas de mis fotos en 500px.


4 More posts in Fotografía category
Recommended for you
Piñata [Foto]

Piñata by Carlos Gutiérrez Esta fotografía la tomé hace ya varios meses en alguna fiesta...